Facebook Pixel
 
Beneficios del aceite de argán
Be Unique  |  
 

Beneficios del aceite de argán

Beneficios del aceite de argán para el rostro y cuerpo

Los beneficios del aceite de argán lograrán que se convierta en tu mejor amigo a la hora de cuidar tu piel. Esto es debido a su contenido en vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos y minerales que mimarán tu piel, regalándole un aspecto radiante, joven y sano.

El aceite de argán es un excelente remedio natural que se extrae de los granos de la Argania Spinosa, un árbol que pertenece principalmente al territorio sahariano septentrional de Marruecos.

Puedes utilizar aceite puro de argán (100 % natural, que no contenga siliconas, perfumes o conservantes que puedan alterar su efectividad) para beneficiarte de todas sus propiedades o productos dermofarmacéuticos de los que forme parte, como pueden ser cremas, emulsiones, sérums, champús, geles de baño o exfoliantes. Está recomendado para tratar todo tipo de pieles, sin embargo, para evitar cualquier reacción alérgica, puedes probar a aplicar unas gotas en una pequeña porción de piel.

Lo más llamativo es que puedes usarlo prácticamente en todo tu cuerpo para aprovechar al máximo los beneficios del aceite de argán, sobre los que hemos ideado un listado que te detallamos a continuación:

Rostro joven y luminoso

Los beneficios del aceite de argán para el rostro están relacionados con su alto contenido en antioxidantes, como las vitaminas C y E, que ayudan a frenar la acción de los radicales libres. Como consecuencia, contribuyen a prevenir el envejecimiento de los tejidos de la piel, disminuyendo las arrugas, a reducir las células muertas y a proteger la piel de factores externos, como el sol, que pueden resultar dañinos.

Por lo tanto, el aceite de argán puede ser considerado un producto antiedad, ideal para mantener la elasticidad de la piel, que aporta flexibilidad al rostro, a la vez que suavidad y luminosidad.

Puedes usar este aceite aplicándolo directamente. Sólo tienes que echar unas gotas en tus manos para masajear la piel del rostro con la yema de los dedos, suavemente. También puedes utilizarlo como el elemento principal de una eficaz mascarilla antiarrugas.

Hidratación para todo el cuerpo

Entre los beneficios del aceite de argán destaca su alta capacidad de hidratación. Es capaz de conservar la estructura celular de la piel, y de retener el agua en la misma, gracias a su riqueza en ácidos grasos insaturados.

Esto se traduce en una piel libre de sequedad o tirantez, que se mantendrá suave y sedosa, al ayudar a mantener el nivel adecuado de hidratación de la dermis. Además, es muy recomendable para calmar las irritaciones cutáneas.

Al igual que con el rostro, puedes aplicarlo directamente en el cuerpo, como si se tratase de una crema hidratante o aceite corporal, poniendo unas gotas en tus manos y extendiéndolas con suavidad. En este caso, utilizarás toda la mano y no sólo la yema de los dedos.

Si quieres obtener los mejores resultados, lo más aconsejable es que lo apliques después de la ducha, procurando que la piel lo absorba bien antes de vestirte.

Manos y pies saludables

El aceite de argán es ideal si la piel tus manos o pies tiende a agrietarse y se reseca con facilidad, al hidratarlos profundamente, contribuyendo a mantener la humedad. Puedes darte un masaje en manos y pies con unas pocas gotas antes de irte a dormir.

Igualmente, este aceite te ayudará a mejorar las cutículas deterioradas y a fortalecer las uñas en general, aportándoles brillo y suavidad. Esto es debido al principio activo lupeol que se haya presente en su composición.

Frena el acné y reduce las cicatrices

 

La piel es capaz de absorber el aceite de argán con mucha facilidad y no tiende a obstruir los poros, por lo que no engrasa la piel ni genera comedones (comúnmente conocidos como barros o espinillas).

 

Se trata de un aceite apto para las pieles grasas con tendencia acnéica que ayuda a disminuir la inflamación provocada por el acné gracias a su contenido en fitoesteroles. A su vez, lo convierten en un gran aliado para atenuar y eliminar las marcas o cicatrices de los granitos, así como de quemaduras leves o heridas superficiales. También contribuye a prevenir y disminuir las estrías y es considerado un antiséptico y antifúngico.

Labios hermosos y cuidados

Los labios también se ven beneficiados por las propiedades del aceite de argán. Es normal que los labios se resequen durante todo el año, ya sea invierno o verano, y a menudo no los hidratamos como debería.

Con el aceite de argán es muy fácil. Sólo tienes que extender una o dos gotas sobre los labios, eliminando el exceso de aceite. Enseguida comenzarás a observar los resultados y, a medida que lo vayas usando, notarás cómo los labios están protegidos y cuidados, manteniéndose suaves y flexibles.

Aunque puede utilizarse durante todo el año, su uso se recomienda especialmente en invierno, temporada en la que más suelen sufrir, apareciendo las temidas “grietas” que afean nuestros labios.

Cabello sano y brillante

Entre los beneficios del aceite de argán se encuentra la vitalidad que puede aportar a nuestro cabello. La suma de la vitamina E y de los ácidos grasos esenciales logran mantenerlo saludable, sobre todo cuando se encuentra dañado por el uso de secadores de pelo (del que solemos abusar por las prisas o cuando bajan las temperaturas), planchas o tintes.

El aceite de argán puro, es decir, que sea totalmente natural, es capaz de hidratar y nutrir el cabello en profundidad y de ayudar a recuperar su brillo y suavidad.

Por consiguiente, este aceite es adecuado para todo tipo de cabellos, estando especialmente indicado para el pelo seco. Además, es una buena idea usarlo tanto en invierno, ya que ayuda a protegerlo del frío, como en verano para frenar los efectos dañinos del sol, pudiendo usarlo antes o después de la exposición al sol.

El aceite de argán te ayudará a tratar las puntas abiertas, el frizz o encrespamiento típico de los cabellos ondulados o rizados y el cuero cabelludo sensible.

Si te ha interesado este artículo, seguro que también te gusta Los beneficios del aceite de oliva.

 

 

 

 

Compartir





Share

Artículos relacionados