Superalimentos que tienes que conocer

Superalimentos: qué son y cómo añadirlos a tu dieta

Los superalimentos o superfoods se han puesto de moda gracias a su alto valor nutricional. Se trata de alimentos de calidad que pueden suponer un enorme beneficio para tu salud

Descubre todo lo que debes saber sobre los superalimentos que han revolucionado el mundo de la nutrición: 

¿Qué son los superalimentos?

Se considera superalimentos a una serie de alimentos ricos en vitaminas, minerales, enzimas activos y antioxidantes, que aportan un valor nutricional de gran calidad, siendo clave para tener un buen estado de salud. 

Entre los considerados superfoods se encuentran desde vegetales y frutas hasta algas, semillas, raíces y hierbas. Han existido durante siglos y muchas civilizaciones antiguas utilizaban algunos de los superalimentos como fuente de poder y curación.

Por otra parte, para la comunidad científica el término "superalimentos" obedece más a una técnica de marketing ya que no tienen una definición científica, ni se especifica qué beneficios tiene el alimento cuando los adquirimos.

Para mantenernos sanos y combatir enfermedades lo ideal es tener una dieta variada, equilibrada y saludable.

Lo importante respecto a los superalimentos es tener claro que son productos que en absoluto curan ninguna enfermedad pero, eso sí, ayudan a preservar la salud.

Superalimentos y cómo integrarlos a tu dieta

Hemos ideado un listado con los superalimentos más destacados que puedes añadir fácilmente a tu dieta:

Aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra es un superalimento completamente natural muy beneficioso para la salud. Ayuda a regular los niveles de colesterol y gracias a sus grasas monoinsaturadas y compuestos antioxidantes actúa como un gran preventivo general.

Es muy aconsejable tomarlo en crudo para aprovechar sus bondades medicinales, por ejemplo, echando un chorrito de aceite en una rebanada de pan tostado con sal al gusto o en un tomate fresco. 

También puedes utilizarlo para cocinar tus alimentos, que ganarán en sabor y absorberán parte de sus múltiples propiedades. 

Cúrcuma

Es una especia con la que puedes cocinar y sazonar tus platos que se utiliza mucho en la India, sobre todo en la elaboración del curry. La cúrcuma en sí es una raíz parecida al jengibre, cuyos beneficios poseen muchas evidencias científicas. 

Este superalimento es un potente antiinflamatorio rico en antioxidantes y también ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre.

Alga Kelp

El Alga Kelp crece en las aguas de la Patagonia y se considera que es rica en yodo, calcio, vitaminas, oligoelementos y fibra. Los expertos recomiendan una dosis de 4,6 mg al día y se suele consumir cruda o cocinada, en polvo (pudiéndola esparcir en las comidas para darles un toque salado) o en cápsulas.

Entre las algas más conocidas consideradas como superfoods también se encuentran el Alga Nori, Wakame, Kombu y Dulse, así como la Espirulina y Chlorella.

Moringa

La más popular es la moringa oleifera. De ella se aprovechan sus raíces, hojas, tallos y flores. Este superalimento es rico en sustancias antioxidantes que benefician a la salud y ayudan a combatir enfermedades degenerativas

Lo más recomendable es ingerirla cruda o apenas cocida, para mantener intactas sus propiedades. Es deliciosa y puedes sustituir las verduras de tus platos por hojas de moringa o preparar té de moringa con sus hojas. No se conservarán todas sus propiedades, pero seguirá siendo una infusión muy nutritiva y sabrosa. 

Chocolate negro

El chocolate negro es una fuente de antioxidantes, siendo rico en fibra, minerales y vitaminas. Consumir este superalimento ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. 

Puede consumirse tanto en forma de tableta de chocolate, siendo recomendable una onza al día, como en polvo o semilla.

Té matcha

Este superfood es altamente rico en antioxidantes y tiene la capacidad de ayudar a reducir grasas y el colesterol, así como a estimular las defensas. No obstante, cabe resaltar que también contiene un elevado índice de plomo.

Para preparar el té de moda se deben triturar sus hojas y, tras añadir el agua, no deben ser quitadas.

Jengibre

El jengibre es ideal para ayudar a curar afecciones gastrointestinales, como los cólicos y las diarreas, así como problemas respiratorios (inflamación de garganta, bronquitis, fiebre o tos). Contiene vitaminas B1, B2, B3, B5 y B6, C, y E, abundantes antioxidantes y calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, sodio o zinc. 

Puedes tomar una infusión de jengibre añadiendo una rodaja al agua ya hervida o usarlo en polvo para sazonar las comidas. 

Açaí

Este fruto del Amazonas es considerado un superalimento por ser fuente de antioxidantes y por su capacidad para reducir radicales libres. Puede tomarse como fruta fresca para asegurar la máxima absorción de sus beneficios, o en preparados y tabletas energéticas (debiendo revisar el resto de componentes). 

El camu-camu es un fruto que también procede del Amazonas. Es el alimento con más vitamina C que se conoce, por lo que es un potente antioxidante. Puede tomarse como fruta, en cápsulas o en polvo, pudiéndolo añadir a batidos, zumos o yogures.

Semillas de chía

Las semillas de chía son consideradas un superalimento por su riqueza en grasas de Omega-3, fibra y en minerales como el magnesio, el calcio y el boro. 

Puedes tomar chía añadiéndola al yogur, a los cereales, al batido o en infusión.

Las semillas de cáñamo (ricas en proteína vegetal) y de lino (fuente de fibra) son también superfoods ricos en ácidos grasos esenciales Omega-3. 

Otros superalimentos 

Existen otros superfoods que merece la pena nombrar: 

Aloe vera 
Néctar de agave
Vinagre de manzana
Frutas como la cereza, granada, durian, maquí, noni y el coco o el fruto del algarrobo, mesquite, bayas de Goji o el baobab 
La kale o col rizada
Quinoa
Proteína de arroz
Especias como la cayena, la lúcuma o la canela
El gingko biloba, el ginseng o el guaraná 
La maca andina 
MSM azufre
El reishi
La kombucha o los rooibos

Contraindicaciones

Debes tener en cuenta que algunos de los superalimentos tienen contraindicaciones y no se pueden tomar si, por ejemplo, tienes problemas cardiovasculares, consumes anticoagulantes, estás embarazada o en período de lactancia.

Si te ha interesado este artículo, te recomendamos leer también Cómo llevar una dieta equilibrada.

Compartir





Share

Artículos relacionados